Prostitutas mamando prostitutas abolicionistas

prostitutas mamando prostitutas abolicionistas

No estoy hablando de tener una posición neutral o de estar en el medio. Ante la cuestión de la prostitución ninguna feminista puede mantenerse neutral. Mi posición sería abolicionista, en tanto que estoy convencida de que la prostitución es incompatible con la igualdad pero la manera de acabar con la prostitución, la manera siquiera de pensarla, la manera de relacionarnos con las mujeres que se dedican a ella, no coincide siempre con lo que se considera una posición abolicionista.

Mi posición admite muchos matices que no pueden explicitarse en este post, pero de los que dejo constancia en el libro. En ese sentido me surgían dos cuestiones. La primera es que ante una cuestión de una complejidad extraordinaria, las soluciones simples no existen y parece difícil también pensar que pueda existir una cuestión compleja de la que los matices y los tonos grises estén casi formalmente excluidos, como parecen estarlo cuando se discute sobre la prostitución en el seno del feminismo.

Estoy situada, pero me niego excluir la complejidad. La segunda cuestión que me preocupaba es que a mi alrededor muchas jóvenes feministas son proregulación: Podemos decir o pensar que no importa, pero sí que importa y demuestra, entre otras cosas, que muchos de nuestros argumentos abolicionistas ya no conectan con quienes deberían ser aliados o aliadas.

Esa es la razón primera que me impulsó a meterme en un estudio profundo acerca de esta institución. La prostitución, como otras esclavitudes y como otros fenómenos sociales, es éticamente detestable, porque es detestable la subordinación, porque es detestable la inferioridad y porque es detestable la no libertad.

Creo que tenemos que generar criterios éticos que nos permitan distinguir aquello que es adecuado y lo que no lo es, lo que es ético y lo que no lo es. Entonces, la prostitución es un fenómeno social detestable desde el punto de vista moral; después ya vienen otras muchas discusiones. Pero la característica que tenemos en el feminismo y la característica que tiene la izquierda, y digo la izquierda en su sentido amplio, y esta es la distinción analítica fundamental que hay entre el prohibicionismo y el abolicionismo, y la característica fundamental que hay también entre la izquierda y el liberalismo, es que la izquierda y el feminismo, como todos los movimientos críticos de la modernidad, tenemos la manía de preguntarnos por las causas.

Vamos a decirlo con otras palabras: Y no hay una definición buena de qué es la política ni se pueden hacer políticas que estén orientadas a ampliar la libertad y la igualdad de los seres humanos si no hay unos criterios éticos que son incontestables.

Sobre la ética no hay discusión, hay discusión sobre la política. Los derechos humanos no se pueden cuestionar, se pueden cuestionar determinadas políticas. No es ese mi punto de vista. Por lo tanto, ahí ninguna duda. Y el segundo paso que tenemos que dar es entender por qué existe la prostitución. Y tenemos que deshacernos de esa idea loca, bajo mi punto de vista, que como una realidad ha existido históricamente siempre, tenemos que darla por inevitable.

Nos podemos poner en el peor de los casos. Y el peor de los casos es que, efectivamente, estemos en la posición de que queramos que desaparezca la prostitución y la desigualdad, pero lo consideramos imposible.

Cuando digo que desde la izquierda y desde el feminismo tenemos esta manía, que yo creo que es una manía muy emancipadora, de mirar las causas, pues yo creo que no se puede entender la prostitución fuera de que tenemos que asumir que existe esto que se llama Si las dominaciones existen es porque hay muchísimos instrumentos que las tapan, si no, evidentemente, lo que habría serían revoluciones, obviamente. Tiene una larguísima historia.

Y por eso el feminismo tiene tres siglos de historia. Después viene otro terreno, y el otro terreno es el de las políticas. Aquí sí que existe una discusión. Y las medidas de acción afirmativa y de discriminación positiva, tengo que decirles que desembocan, por cierto, en otro concepto: Yo no estoy pensando en una sola ley.

Desde el feminismo se pide que los derechos humanos que disfrutamos las mujeres del primer mundo también puedan ser disfrutados por las mujeres del tercer mundo y por las mujeres prostituidas que, como ustedes saben muy bien, son mayoritariamente precisamente del tercer mundo. Miren, hay una cosa que sabemos quienes somos de izquierdas y quienes somos feministas, hay una cosa que la sabemos de memoria: Dicho de otra forma: Nos compromete, nos compromete radicalmente.

Y les voy a poner un ejemplo. Si se llega a la conclusión, ideológicamente, de que la prostitución es un trabajo como otro cualquiera y que es un servicio que presta un grupo de mujeres a la sociedad, eso va a generar dentro de los niños y de las niñas de una forma bastante invisible aparentemente, aunque no hay invisibilidades ni casualidades -por cierto, en los sistemas de dominación, si alguno de ustedes fuese psicoanalista diría que tampoco en las biografías individuales.

Voy a pasar a la siguiente pregunta, porque creo que me falta poco. Respecto a lo que usted me decía de las leyes. Pero aunque el poder político tiene una capacidad de maniobra relativa, yo creo firmemente en las instituciones de representación del Estado y creo en el poder político como un instrumento de cambio social.

En esa medida creo mucho en las leyes. Lo que queremos siempre es que se cumplan. Desde este punto de vista yo creo que en las leyes tiene que estar presente la sanción política, la sanción jurídica de lo que es una forma de subordinación y de discriminación como es, por supuesto, la prostitución. Aquí ya solamente tres cosas, y lamentaré muchísimo no haber contestado a todo.

Bueno, pues reglamentar beneficia, en primer lugar, a los varones. Son los varones los primeros beneficiados. Pero no podemos pensar que solamente interesa la reglamentación a los varones. Y ahí hay que ver, yo creo, este tema. Este tema es importante, pero no beneficia solamente a ellos, beneficia también al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional. Porque saben que hacer una industria del ocio, es decir, una industria del sexo, saben que fomentar la prostitución de mujeres y la prostitución infantil es uno de los instrumentos fundamentales para que se puedan devolver las deudas de los préstamos estructurales que dan estas instituciones.

La otra cuestión, el tema de la izquierda. A mí, la verdad, que hay muchas cosas que me sorprenden en el mundo, y que me sorprenden muchísimo, pero una de las cosas que me sorprende es esta especie de síndrome de Estocolmo que le ha dado a la izquierda con algunas cosas. El síndrome de Estocolmo que parece que tiene la izquierda con la prostitución, el síndrome de Estocolmo que tiene la izquierda con las mujeres inmigrantes, que no les acaba de parecer mal que utilicen velo, que eso lo toman como una manifestación de su propia cultura.

Es paradójico que el PSOE, partido que redactó la Ley Integral contra la Violencia de Género y que dejó fuera de su definición —y, por lo tanto, de su cobertura— a las prostitutas y que les niega la posibilidad de otorgarles derechos, se agarre ahora al "estamos a favor de la igualdad y de los derechos de las mujeres". Por otra parte, resulta lamentable que haya sido Ciudadanos el que ocupe un lugar que deberían estar ocupando fuerzas rupturistas, como IU, que han optado por ignorar siempre generando un impasse en su propia cultura política, que siempre intenta dar voz a los de abajo.

El Partido Popular, en boca de su portavoz, Rafael Hernando, también se mostró contrario, claro. Lo cierto es que, mientras el mensaje dominante incorpora tintes puritanos y eslóganes liberales, la situación de estas mujeres permanece igual: Mientras debaten sobre si somos remanente de la esclavitud o ciudadanas de derecho, nos tenemos las unas a las otras.

Recordemos las palabras de Gallardón sobre el aborto: Los discursos que quieren que sean vistas como víctimas irrecuperables son perfectos para desempoderar y negar su capacidad de acción política. La prostitución no deja de ser un trabajo ejercido en su mayoría por mujeres, muchas de ellas migrantes, que lo valoran como la mejor salida posible, nos guste o no, ante la feminización de la supervivencia.

Pero no es un trabajo al uso; si así fuera, no haría falta este alegato, claro.

Prostitutas mamando prostitutas abolicionistas -

De modo que no ha habido ni una sola pregunta que haya estado desubicada, todas han ido exactamente a la cuestión. Y ahí hay que ver, yo creo, este tema. Videos de prostitutas desnudas prostitutas mamadas Videos de prostitutas desnudas prostitutas mamadas Fufurufa definicion cuantas prostitutas españa Videos de prostitutas desnudas prostitutas mamadas Mamando y grabando sexo con el móvil Anónimo Q lindo q t pasen la lengua asi soy cordobes 47 años mi whapss Ver libros de prostitutas el mundo esta cambiando videos es gratuito para todos los mayores de 18 años. Los discursos que quieren que sean vistas como víctimas irrecuperables son perfectos para desempoderar y negar su capacidad de acción política.

Eso me permitió mirar de otra manera la violencia contra las mujeres y comprender el tema de la prostitución. Vos hacés descubrimientos en la vida cotidiana y en los libros si te gusta leer. Todo eso te va sensibilizando.

No podés edulcorar estas situaciones a menos que tengas intereses específicos para edulcorarla. En general son intereses de tipo económico. Y cómo esto se expresa también en algunos proyectos de ley a nivel de las provincias.

Por otro lado, el crecimiento de una conciencia abolicionista aun en sectores oficiales, incluso de los mismos partidos cuyos diputados presentan proyectos reglamentaristas. Estas dos distintas perspectivas tan opuestas tienen crecimiento ambas. A partir de la ley de trata comenzó a crecer una conciencia acerca del sistema prostibulario, como un sistema explotador de las mujeres, un sistema violento.

La justicia recién a partir de allí empezó a poner los ojos en el sistema prostibulario. Hasta ese momento, era algo totalmente naturalizado como lo sigue siendo en muchos lados. Existen los prostíbulos, las casitas, las mujeres en la calle como si fuera un fenómeno natural. En ese aspecto ha habido cambios en la sociedad. También notamos una gran preocupación por causas concretas que no avanzan.

Porque la justicia es muy lenta o porque la ansiedad para que se resuelvan es muy grande. Vemos que los problemas de las desapariciones siguen sin resolver. Aparecen unas cuantas chicas y que no se sabe dónde estuvieron o que se sabe que estuvieron prostituidas. Nos decían que hay adolescentes, niñas de barrios populares que son prostituidas, que se las llevan el fin de semana y vuelven lunes o martes, o dos semanas después y un día desaparecen Y lo difícil que es atacar ese sistema por complicidades políticas.

Y la complicidad de las intendencias es tan obvia en algunos lugares. Entonces estas complicidades de policías, funcionarios municipales, es una de las cosas de las que se habló mucho y que causa mucha inquietud.

Hay dos líneas, ya sabemos, las que se consideran trabajadoras sexuales, con mucho dinero y con mucha capacidad de lobby y de acción. Y por otro las mujeres en prostitución que se consideran abolicionistas. De todas maneras sigo cuestionando las políticas oficiales como insuficientes. Las promotoras de derechos humanos reciben pesos por mes mientras dure el programa.

Por supuesto eso es optativo pero para poder salir Son personas que se encuentran desesperadas. No es solo llegar al deseo de querer salir sino es tener la posibilidad. Volviendo a las jornadas, veía que el abolicionismo y la perspectiva de cómo erradicar la violencia contra las mujeres que es la prostitución viene creciendo en el interior. Este año participaron mujeres de ocho provincias diciéndose abolicionistas.

A partir de ahí, ha habido toda una política de parte de estos sectores prostituyentes. Son siempre las mismas personas, el apoyo es el del financiamiento internacional. Pagan profesionales, pagan publicistas, académicas. Se ha logrado que el 80 por ciento de los avisos de los diarios se hayan dejado de publicar.

Sobre todo han logrado colaborar con la justicia, dando elementos a la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas Protex o a otras partes de la justicia para detectar encubrimiento de prostíbulos y mostrar estos avisos como una forma de captación para la prostitución y la trata de personas. Me parece tarea fundamental, que espero que haya continuidad. Hay un concepto muy importante que es que el primer contacto con las víctimas tiene que ser de las personas del equipo, asistente social y psicóloga, y no de las fuerzas de seguridad.

Aunque siempre existe el problema de que entran junto con las fuerzas de seguridad frente a la cual las mujeres tienen una enorme y justificada desconfiada entre otras cosas porque varios de ellos son clientes o personas que sostienen estos prostíbulos. El hecho de que el primer contacto sea con ellas facilita un proceso de relación, es muy difícil ganarse la confianza. Se tomó como un eje para la lucha contra esas enfermedades a las personas en situación de prostitución y a partir de ahí se jerarquiza, se les da un lugar como trabajadoras sexuales.

Es un concepto de salud erróneo porque la transmisión de esas enfermedades no se hace pura y exclusivamente a través de la prostitución. Para eso ya hubo una presión previa de los primeros grupos que empezaron a denominarse trabajadoras sexuales. Esto lo estudió muy bien Richard Poulain. Los varones siguen siendo los que tienen el dinero para hacer funcionar el sistema prostituyente y lo ponen ahí.

Y el dinero corrompe, compra conciencias, compra profesionales que van haciendo todas políticas de justificación de la prostitución. Pero no es un trabajo al uso; si así fuera, no haría falta este alegato, claro. Posiblemente ese sea el gran delito: Es año electoral, pero esto es lo que suele pasar Pero no decaemos, seguimos reivindicando un modelo laboral!

Ante esta etiqueta, las profesionales del sexo apelan a su libertad, pero remarquemos que no 'libertad' en su sentido estricto: Esto dificulta la toma de conciencia de que la desigualdad nos afecta a todas las mujeres como mujeres. La dominación masculina persigue a las mujeres en todas las facetas de la vida que les coloca en situaciones de poder frente al colectivo femenino. No nos parece que recuperar el tópico de la sexualidad masculina siempre depredadora y la femenina siempre sumisa sea la mejor estrategia feminista, ya que no las reconoce como personas que intervienen en una realidad concreta con unos intereses propios, perdiendo así un principio fundacional del feminismo.

Cuando magnificamos la institución de la prostitución y la convertimos en el paradigma de la subordinación, es interesante sacar a colación a feministas como Simone de Beauvoir, Kollontai o Mary Wollstonecraft, que encontraban analogías entre el matrimonio y la prostitución, como dos caras de la misma moneda dentro del sistema que subordina las mujeres a los hombres: La posibilidad de ser objeto de trata representa, como toda violencia sexista, una forma de intimidación que se traduce en la necesidad del patriarcado de colectivizar y explotar a las mujeres como una propiedad de los varones.

La conclusión es que no deberíamos comulgar con la filosofía del policía en las espaldas de las prostitutas y sí apostar por su autoorganización. Reconocerles derechos desde su posición de trabajadoras no implica abrir paso a la mercantilización de la sexualidad: Si a esto le añadimos, que no reconocer la prostitución como un trabajo con derechos supone enviar un mensaje a la sociedad que maquilla como éticamente aceptable la situación de marginación y explotación que sufren las trabajadoras sexuales al final, son putas y ellas se lo buscan.

Decía Marx que los seres humanos hacemos nuestra propia historia a partir de unas circunstancias no elegidas, heredadas pero afrontables.

: Prostitutas mamando prostitutas abolicionistas

PROSTITUTAS EN BARRA FOLLANDO CON PROSTITUTAS Prostitutas en benicarlo prostitutas maduras videos
Prostitutas en slumi prostitutas en guadalajara españa Iniciar sesión para participar. En ese sentido me surgían dos cuestiones. Voy a pasar a la siguiente pregunta, porque creo que me falta poco. De la prostitución al burka: Prostitutas mamando prostitutas abolicionistas que quiero decir es que no es lo mismo decir que la prostitución es un trabajo libre que decir que prostitutas hermosas porno prostitutas amateur una forma de subordinación patriarcal. Hay que buscar el fin de la prostitución, pero -y yo creo que esto es muy importante- hay que distinguir analíticamente entre mujeres prostituidas y prostitución. Mi posición sería abolicionista, en tanto que estoy convencida de que la prostitución es incompatible con la igualdad pero la manera de acabar con la prostitución, la manera siquiera de pensarla, la manera de relacionarnos con las mujeres que se dedican a ella, no coincide siempre con lo que se considera una posición abolicionista.
Videos prostitutas en la calle prostitutas españolas porno Vos hacés descubrimientos en la vida cotidiana y en los libros si te gusta leer. Las voy a contestar igual un poco desordenadas. Y aquí entramos en el grandísimo debate que surge en el XVIII y prostitutas montcada i reixac prostitutas medievales porno existe ahora de si se pueden poner límites a la contratación y al consentimiento. Barcelona, 1 may EFE. Posiblemente ese sea el gran delito: Pero la característica que tenemos en el feminismo y la característica que tiene la izquierda, y digo la izquierda en su sentido amplio, y esta es la distinción analítica fundamental que hay entre el prohibicionismo y el abolicionismo, y la característica fundamental que hay también entre la izquierda y el liberalismo, es que la izquierda y el feminismo, como todos los movimientos críticos de la modernidad, tenemos la manía de preguntarnos por las causas. Parece ser que hemos llegado a la conclusión de que a los contratos sí se les puede y se les debe poner límites.
prostitutas mamando prostitutas abolicionistas

0 thoughts on “Prostitutas mamando prostitutas abolicionistas”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *